Volver a la portada

        

El Embarcadero


Antonio R. Mengs   

DELIRIOS

 

 Martin Schaffner  -  Die Farbe des Himmels

 

 

 DELIRIO QUEBRADO

 

 

 

                                Human kind

                      Cannot bear very much reality.

                                                            T.S.Eliot (BN, I)

 

 

Sol   glaciar   azul   metálico   violento

después del amor   todo y síntesis

viene de sí   uno ya no

posee verdad suficiente   para creer que será

sólida o transitoria   forma o esencia

 

en la alcoba oscura como boca de lobo

la única luz es el deseo del ojo

 

tenue resplandor pero no débil

un es y no es

 

                     después

diáfana afuera la noche abre

el arcón de la memoria

 

con la diestra sujeta la tapa

la izquierda al interior guárdalo

señala

el ser humano no soporta excesiva realidad.

 

  

 

 

 

 

TRABAJO DE CAMPO

 

 

No estoy seguro del rayado,

hay quien dijo que merecería colarse

quien dispuso su confianza en otro sitio,

las redes de comunicación

los hilos paralelos

echan sombra a los surcos.

 

No es la certeza del fruto lo que anima,

uno fue programado en la idea

de la cautela en la idea de la cautela,

tengo las alas del mar las alas del mar

tengo las células

tengo el diseño tengo luz.

 

No seré yo quien se proyecta,

sino el trazo que me alcanza

y en el supuesto del cultivo el otro lado

habrá de traspasar

y enfermaré, recuerdo

la plenitud de los sin alma

 

no los cuerdos, no recuerdo

el bueno el simple, recuerdo la insania,

el animal sin ropajes, dos hojas

minúsculas rumiando en la arena

y era el desierto,

recuerdo no recuerdo programado.

 

No confío en su vocalización,

rajadura de vientre espectral

moviendo las cadencias dromedario

y un ave posada en el lomo, bajo el sol:

ubicuos de extranjero,

recién venidos.

 

Acabo de pactarle un terreno

de hoguera sin menciones a este peine

o rastrillo, un oscuro saldo, éste,

la noche se acerca dibujando

la noche se acerca dibujando

y un descuido de sal pinta

 

un artístico brochazo modernísimo

que tapa los rayados

y los da a entender

con tanta sutileza que los párpados

bajan, entre la seducción

y la fatiga.

 

 

 

 

§

 

 

 

 

EL PASO DEL TIEMPO

 

 

Revolé en ti

a tu vientre platinegro,

platicante febrero, demasía

que daría en flagrante marzo,

sol de vientos, quejumbroso,

atilíneo de imperios que no cesan

vana victoria, de súplica redonda,

súplica de oquedad, santamaría victoria,

llanto de luz por las chorreras de mis gárgolas.

 

Y allí alto ve la cruz,

entre ojo y ojo ve

la

cruz

 

             VELA

 

tirabuzón arcadio de traiciones,

remoto cenizal de cópula blasfema

bambolearse

mántica,

apuntar diez en tierra

claudicar su vicaría heráldica

fuego, humo, rosas en el pelo,

agónico ensamblaje, puerta cristalería,

los vidrios destrozados que son para el recuerdo,

el reflejo a mis hijos, el símbolo

reflejo, dejaré el hueco vano

demasía

               agazapada

minusvalía

                    sembrada.

 

¿En qué pórtico desovará mi gente?

Amarrados al caos como el aire a una bala,

pluriándricos, ginotérmicos,

albatros sensitivos de la elipse,

ponientes rosas sobre su madre perla,

boca desdentada,

boca desembocada, sumidero.

 

Amor amor,

rito sin cuerpo.

 

 

 

 

§

 

 

 

 


  El Embarcadero