Página anterior

con / fluencias

Pasar página

     

Volver a la portada

   

                                  / 4 

Francesco Simonelli

De los mismos pasos

 

Derivas y Sortilegios

 

 

I

 

Quién te congela en el mundo

Quién te envuelve con su brisa

Quién despunta desde lo oscuro

Quién te asegura

una vez

voraz

el destino

tu sola hora

 

 

 

 

II

 

 

descendiste

ellos subían

contemplaste

ellos hacían

callaste

ellos gritaban

tomaste la piedra

ellos pulían monedas

 

despertó un reflejo

el espejo borró diferencias

 

por ese camino de piedras...

 

 

 

 

III

 

 

La pluma azulísima ciñe una gota opalina

 

La mano sobre el altar de paño rubí

tiembla vapores y ondula lentamente

estalla un grito viejo

se vuelve túnel boca de tiempo

 

¡cuánto espacio derrama!

¡cómo dibuja el aire!

 

alienta ojos de paja y sed

ese salmo sin palabras

abriga la tierna hechicera

cuando devora entrañas para los dioses

 

 

 

 

IV

 

 

Tome aquel camino

que se bifurca

siga la rama izquierda

que se bifurca

llegue al muro con dos puertas

 

abra la izquierda

siga el corredor hasta perder lo oscuro

cruce el patio izquierdo

 

tome el tramo izquierdo

que se bifurca

siga el izquierdo corredor

 

siga dibujando círculos

negando el inicio

 

 

 

 

V

 

 

La mueca deja en los rostros

el eco de una palabra

cuando las voces se apagan

después de gritar

cuando el miedo se gasta

después del vacío

 

la mueca

cuando queda

dice demasiado

 

 

 

 

VI

 

 

Ese canto raspa pedernal

chispa hueso desmorona

palpa fisuras

ramas secas en el ojo

infladas por alientos trémulos

 

 

 

 

VII

 

 

Envuelta en estrellas va de fiesta la noche

a durar encendida

a danzar sus esferas

 

del ánfora labrada toma granos limpios

 

estallan fiestas de hoguera

 

otras chispas son estrellas de la tierra

 

Unos bailan

otros cantan

otros sueñan

 

 

 

 

VIII

 

 

Tú cincelas puertas

Tú maniobras sombras

Tú cruzas heridas

refulges

dientes azules dorados

 

de agua tu garganta

se escurre hacia los túneles

donde brillan madejas

luces cenicientas

alargadas en la caverna

mientras descansa el viento

 

 

 

 

 

IX

 

 

La dilatada

esfera inabarcable

yerra preguntas extraviadas

 

Quién las reclama

 

 

 

 
   

 

Página anterior

con / fluencias

Subir al principio

Pasar página