Volver página  

con / fluencias

 

Pasar página

Volver a la portada
 
Así se hizo...  O
 
     
 

 

 

 

DAR  EN  EL  BLANCO

 

Crónica ad absurdum

 

 

 

 

Aproximándose el verano porteño, Igor Klinki comenta que dilapida sus horas escribiendo un texto llamado 'O'.  Nos presenta algunos fragmentos que nos deslumbran. Lamentablemente se han extraviado los mensajes originales donde nos revelaba el mecanismo de producción. Brevemente se trataba de lo que sigue:

 

Tacho palabras de un libro de Fromm. Lo que queda es lo que escribo.

 

Tamaña elocuencia hizo que creciera nuestra curiosidad y el deseo de verlo publicado en la inauguración de Vis Fluminis. Hecha la solicitud y habiendo pedido algunas especificaciones sobre el diseño adecuado, el cyber poeta nos responde:

 

 

Aun tengo que arruinar unas cuarenta páginas del libro original, por lo que os ruego tengáis un poquillo de paciencia hasta la semana entrante. Honrado en grado sumo, que sí, por vuestra petición, no cejaré en mi afán de tachaduras. Tacho y tachando, he devenido devoto del tachismo. Mis amistades aproximan otros textos que por supuesto no he de tachar, porque ya nunca se debe perseguir la huella de la primera vez. Y, para mi mal, soy un idiota con convicciones.

 

Sobre el diseño no se me ocurre nada. Sólo decirles que el papel está amarillo y que Inés usa Liquid Paper.

 

Que Erich Clapton se apiade de mí.

 

Gracias por la invitación. Emocionado de verdad y con los mejores augurios para V.F.

 

 

Igor Klinki

 

 

 

Lo esperamos, claro, preguntándonos además quién sería Inés y en virtud de qué habría sido iniciada en el vicio de la tachadura. Conociendo la lógica de Klinki, obviamos las preguntas y nos dedicamos a aguardar el texto.

 

 

A su arribo, nuestro siguiente paso fue solicitarle algo más consistente para explicar su técnica bizarra. Esta es la primera versión de los hechos que citamos de memoria por haberse extraviado, nuevamente, el mensaje original.

 

Inés pregunta, alcanzándole un mate a Igor, junto a un libro:

 

Decime, ¿se puede escribir poesía tachando?

Sí, claro. Y se pone a tachar. ¿Ves?

¡Ay, sos un verdadero poeta! ¿Y podés tacharlo todo?

Sí, claro.

 

 

Deslumbrados, otra vez, por la elocuencia del autor (al menos supimos quién era Inés) resolvimos esperar un poco para volver a la carga con la más que desesperada urgencia por cerrar la edición de Vis Fluminis.

 

 

En el ínterin, Inés Drangosch expone las hojas de 'O', en la Galería Brodersohn-Martínez, de Buenos Aires junto a otras obras de su autoría. Nos revela que el cyberpoeta no ha querido figurar en los catálogos.

 

Luego de la vernisagge y calmados ya los fragores del champán, volvimos a la carga preguntando en duetto suplicante: Igor, ¿algún criterio para tachar o tachadura espontánea? ¿algún algoritmo, alguna lógica conducente? (Dicho sea de paso ya a esas alturas no sabíamos quién era el autor de qué cosa y nos inclinábamos por compadecer a Erich Fromm)

 

Recibimos entonces este texto explicativo. No, no es de Klinki, sino de Inés, en diálogo con un crítico de un prestigioso diario porteño, refiriéndose a la citada muestra (de paso nos enteramos de que Inés es una más que talentosa artista plástica):

 

"Es que no es tan sencillo para uno hablar sobre lo que produce. A veces es bastante inconsciente todo el proceso. Pero lo intentaré. En realidad en casi todas mis obras hay texto, de una u otra manera. Se podría ver todo como un gran texto, las telas con flores incluídas. Respecto de las obras que me mencionás te cuento brevemente cómo fueron surgiendo. Trabajé el año pasado con el simulcop, calcando directamente sobre la tela de batista. Apenas se veían los dibujos. Usé imágenes esterotipadas sobre pizarrones, con tiza y comencé a tiznar (con vela) otras telas. Estos laburos los mostré en Belleza y Felicidad el año pasado. Me atrae la idea de que la obra se vea y no, o que corra el riesgo de desaparecer.En este sentido,  presenté una obra en Banco Nación donde dibujaba sobre un vidrio empañado. Luego apareció el liquid paper como elemento que me interesaba utilizar y, paralelamente, la obra de los papeles del libro con mujeres en gris y flores (la de la hilera larga de la muestra). Me gustó usar el papel de libro con algunos textos que le agregaban o cambiaban el sentido al trabajo. Algunas hojas (la mayoría) son de la Divina Comedia y el texto, el Infierno o el Paraíso me parecían muy sugestivos. Bueno, no tengo mucha claridad para contar por qué elegí esos textos. Luego el liquid y tomé otro libro ('Tener o Ser', de Erich Fromm) y empecé a tachar líneas primero de modo inconsciente te diría, o fijándome si resultaba ser "algo" eso que estaba proponiendo. Y me pareció que sí. Me conecté con un gran amigo poeta y le propuse que escribiera textos con el texto que le daba (hoja por hoja). A él le encantó la propuesta y comenzó a escribir. Luego yo tachaba y así fue naciendo la obra. Fue como muy natural. De hecho, además del trabajo que viste , hicimos el libro completo (como objeto en sí) que llevé a Bs. As. pero lo mostré de mano en mano y me lo traje, por temor a perderlo. No daba para ponerlo sobre un pedestal o algo así. Es algo más íntimo (eso creo). Por supuesto, a raíz de todo esto, comencé yo a escribir y estoy muy entusiasmada. Mi amigo hace una revista virtual 'La Blinda Rosada' a la cual envío poemas.  Bueno, sigo. La otra obra (creo que te referís al objeto con palabras magnéticas, no?). Compré un juego en Nueva York hace dos años en el que vienen estas palabras. Son para armar poesías. Intenté hacer algo pero no me resultaba. Así es que lo tenía allí y un día, apareció. Mi idea era como proponer el borde de una costa o la geografía de una región o algo así llena de poesía. La limitación son las palabras con las que contás. Así es que, nuevamente con mi amigo Igor Klinki (tal su seudónimo) nos pusimos a trabajar. Él comenzó a armar poemas y yo geografías o formas con ellos y resultó esa obra que se llama Action Poetry. La idea es continuar con algunas formas más. En eso estoy." 

 

En fin, amigos, resolvimos luego de arduas luchas con nuestra conciencia dejarle a los lectores la tarea de decidir quién es el autor del texto de 'O', porque comenzamos a sentir que descarrilaba nuetro buen criterio.

 

La única sensatez que atinamos a ejercer fue la de escribir una pequeña descripción que aquí les presentamos, en homenaje a esos tiempos iniciales en que para nosotros Igor Klinki era el padre de la criatura:

 

'O' se generó a partir del texto de Erich Fromm 'Tener o ser'. Generación por ocultamiento.

 

Durante un buen tiempo la mayor parte de las palabras del texto original fueron tachadas por Igor con corrector líquido blanco, al ritmo de la humedad relativa ambiente y de otros contextos creativos definitorios para poner a punto su sinergia.

 

Lo que Uds. ven aquí es lo que se salvó de la ruina antes de que Klinki, en su entusiasmo tachador, terminara ofreciendo a los lectores un pleno y sugestivo blanco absoluto. Testimonia hasta dónde se atrevió a dejar en pie algunos fragmentos del muro. Parece que Fromm era poeta pero no lo sabía hasta la llegada de Klinki. Se agradece. 

 

Las pruebas de la infamia, registradas en película fotográfica, al pie.

 

Que Atahualpa Yupanqui se apiade de nosotros.

 

Los editores

 

 

PS: É un mondo difficile...

 

 

 

 
     

 

                      

 

 

                                             

 

 

     
Volver página

con / fluencias

Pasar página